Razones para comprar un TPV de segunda mano

Los sitios web han estado cambiando la manera en que los usuarios compran por Internet. Ya no es necesario ir directo a la tienda, ahora las compras se pueden realizar y pagar totalmente el línea en lugares de segunda mano, a precios más accesibles.

De seguro eres de los usuarios que ama comprar por Internet, ya sea en tu tienda habitual de confianza o en aquella que te ofrece productos nuevos. Al igual que tu, muchos usuarios hoy en día buscan los mejores sitios de Internet de segunda mano para hacer sus compras, por lo general, a través de un smartphone.

En los lugares de TPV de segunda mano los precios son más económicos, sin importar que sea algo usado. Pero una de las desventajas que ofrecen estas plataformas es que no existe garantía, soporte telefónico o cualquier otro aporte en relación con lo que se haya adquirido a través de esta.

Características de un TPV usado

Si bien es cierto que el punto fuerte de muchas tiendas es la venta de terminales nuevos, también hay centros reconocidos que se especializan en la venta de modelos de segunda mano. Algunos pueden tener precios desde solo 150 euros, inversión que resulta económica para quienes comienzan un negocio.

Y es que debido a las actuales condiciones sanitarias, los comerciantes se han visto en la necesidad de llevar su empresa al siguiente nivel, y así ahorrar un poco de dinero en la compra de un TPV usado. Conoce las razones por las que comprar un TPV de segunda mano es ideal para tu emprendimiento.

Muchas empresas han decidido ofrecer este tipo de equipos usados con acondicionamientos nuevos y fundamentales para cualquier negocio, con características similares a las de un producto nuevo. En otras palabras, nada que envidiar a los productos recién fabricados.

Alternativa confiable TPV de segunda mano

Muchas son las razones por las que los emprendedores están adquiriendo, cada vez con más énfasis, un terminal punto venta de segunda mano. Siempre  cuando sea en comercios especializados, es una alternativa bastante buena y muy confiable sin pagos de mantenimiento o actualización de licencias.

Son 50% más económicos

Aunque parezca obvio, es uno de los puntos más importantes a la hora de comprar un TPV usado. Se logra realmente ahorrar una buena cantidad de dinero en comparación a los modelos nuevos, y por mucho nos referimos a un 50% menos. Pero no creas que esta rebaja influye en la calidad, nada está más lejos de la verdad.

Puedes conseguir terminales muy buenos con poco presupuesto, debido a que su hardware ha sido remodelado por los mismo fabricantes, casi todos de marcas reconocidas. Otro aspecto relevante es el hardware, el cual también ha sufrido una reestructuración a código abierto.

Mismo hardware que un modelo nuevo

No hay nada de malo en adquirir un TPV cuyo hardware ha sido modificado, esto solo significa que es el mismo que el de uno nuevo, pero que en los de segunda mano provenían de empresas que los usaban en alquiler. Cuando el contrato se termina, se reemplazan por otros más actualizados y se dejan en venta.

Antes de salir al mercado, para verificar su procedencia y correcto funcionamiento, los fabricantes inspeccionan el estado del TPV y se aseguran que estos cumplan con todos los estándares de calidad y rendimiento que sus pares de fábrica.

Código abierto y software gratuito

Una de las razones por las que un TPV suele ser tan costoso, es su programa de gestión pre-instalado. Y es que con ello viene el pago de licencias, códigos y demás tarifas mensuales o anuales, en todos los casos, son cuotas de por vida.

En relación con el terminal usado, no requieren gastos en licencias porque el software que se les instalado cumple todas las mismas funciones previas, pero a través de un código abierto, en otras palabras, tienen una licencia de distribución libre.

Lo mejor de todo es que estos modelos de segunda mano tienen una garantía de hasta tres años, cubriendo así una de las mayores preocupaciones de los usuarios.