Toma en cuenta esto y conseguirás una selección de personal idónea para tu empresa

Cuando se maneja una empresa, independientemente del tamaño de la misma, se debe tener en cuenta que su corazón o el elemento más importante dentro de la misma, son sus trabajadores.

No es el capital financiero, ni los bienes materiales, ni siquiera el producto que se distribuye o fábrica, no. Es el capital humano o llamado también capital social, el motor que impulsa el crecimiento, expansión y éxito de una empresa.

En este sentido, se hace necesario considerar algunos aspectos al momento de decidir a cual persona incorporar a la plantilla de trabajadores y a cual no. No es tarea sencilla lógicamente, pero si se toman en cuenta algunas sugerencias, es posible conseguir que la vacante en cuestión, sea llenada por un candidato idóneo, con sobradas cualidades.

Veamos pues, cuáles son esos criterios a considerar según la perspectiva de desarrollo neurogerencial.

Análisis del puesto

Lógicamente, es el primer paso a considerar. Se trata aquí pues, de definir cuál es el puesto o vacante que se desea cubrir, en relación a las necesidades de la empresa en este sentido. Esta etapa es de suma importancia, para evitar posteriormente conflictos de intereses o duplicidad de empleados en segmentos en los cuales realmente no eran necesarios.

Sin embargo, esto no debería ser tarea complicidad dado que debería ser preestablecido por la estructura organizativa del área de recursos humanos de la empresa.

Descripción del puesto

Aquí se trata, de determinar las acciones que se esperan sean realizadas por el personal seleccionado para el puesto en cuestión. Es decir, aquí se describirán las tareas y responsabilidades del candidato seleccionado. Este aspecto, es sumamente importante, para evitar que dentro de la empresa, varias personas con cargos diferentes (en nomenclatura) realicen las mismas funciones.

Descripción del candidato

Ya especificado el cargo, y las funciones inherentes al mismo, es el momento de determinar o precisar que es lo que se busca en relación a las aptitudes, capacidades y otros requisitos de los candidatos en cuestión.

Ahora bien, estos son los pasos previos, si les quiere definir así. Esta es la manera en la cual se filtraran las múltiples ofertas de trabajadores que quieran ingresar a la empresa, a solo un reducido o selecto número de personas, que no sólo sean capaces de adaptarse al puesto y funciones enumerados, sino que también cumplan con los requisitos planteados.

Pero posterior a todo esto, en los progresivos procesos de entrevistas, se deben considerar otros aspectos, si se quiere lograr un resultado idóneo y positivo para la empresa, como por ejemplo considerar:

Historia profesional y académica

Se debe contar con un sustento que justifique la posibilidad de optar al cargo. Depende de la empresa, decidir a qué aspecto le da más peso, si a la experiencia profesional o a los estudios conseguidos.

Aptitudes profesionales

Para tratar de comprender mejor, si la persona entrevistada es la adecuada al cargo, hazle preguntas relacionadas con las aptitudes exigidas. Plantéale situaciones problemas en las cuales deben actuar, y espera su respuesta a las mismas. El trabajo en equipo, comunicación, respeto, orden, puntualidad y disciplina, deben ser siempre muy bien puntadas.

 Vida personal

Obviamente, no queremos ser el consejero personal ni confidente de un candidato a ingresar a la empresa, pero en ocasiones resulta muy aconsejable preguntarles respecto a su vida personal, ya que esto arroja luces respecto a su forma de ser.

Comunicación verbal y no verbal

Es necesario evaluar, no sólo lo que dice el entrevistado, sino como lo dice. Y es que en muchas ocasiones, las cosas más importantes no se dicen con palabras. Aprender a leer gestos, miradas, movimientos de manos, es casi un arte pero que en el proceso de selección de personal es muy útil y casi una herramienta imprescindible de todo entrevistador.