No permitas que el duelo afecte tus relaciones laborales

Es normal, en la vida de todo ser humano que se presenten situaciones que impliquen un cambio en su ritmo de vida,  en ocasiones de trata de transformaciones favorables, mientras en otros casos, implica alteraciones de gran magnitud de la realidad de las personas. Eventos como muerte de familiares y seres queridos, enfermedades, problemas financieros, pérdida de la casa, separaciones y divorcios, se cuentan como las más significativas en este sentido.

Es entonces, cuando se habla de duelo, que no es otra cosa que la expresión del dolor, frustración y rabia que se sienten ante dichas situaciones, y que vienen a trastocar todo el entorno de las personas. Seas un empleado o un líder dentro de tu organización empresarial, no está demás entonces, saber cómo actuar ante un eventual duelo.

Lo que debes saber para afrontar un duelo en el ámbito laboral

En primer lugar, es necesario tener siempre presente que los duelos se viven de forma muy particular y personal, dependiendo mayormente a la personalidad de quien lo experimenta, su forma de crianza y el entorno dentro del cual se desenvuelva. Es por ello, que no debe esperarse que todas las personas actúen de igual manera.

Pues así, como hay quienes caen en una profunda melancolía y tristeza, existe quienes enfrentan al mundo con enojo, otros procuran invertir sus horas en otras actividades que le distraigan de la realidad que atraviesan. Reconocer este aspecto, es fundamental para permitir un afrontamiento del duelo en el ámbito laboral de forma satisfactoria.

Sugerencias para permitir un afrontamiento de duelo saludable

Es necesario, ante la ocurrencia de una situación estresante que altere el ritmo de vida cotidiano de las personas, que se le permita a la misma, contar con la libertad de actuar y expresarse libremente. El individuo, debe encontrar y utilizar la manera que considere más adecuada para drenar la gran cantidad de emociones que está experimentando.

Además, se debe contar con un tiempo de descanso prudencial distanciado del ámbito laboral, que permita reflexionar y organizar la vida a partir del evento ocurrido.

A veces la mejor manera para apoyar a una persona es simplemente estando a su lado. Cuando las palabras sobran, una acción es mucho más valiosa. Permitir que la persona hable y exprese sus emociones si así lo desea, o mantenerse callado, es un gesto de acompañamiento en situaciones de duelo, de básico conocimiento y aplicación.

Una buena sugerencia además, es apoyar a la persona en su retorno a las actividades cotidianas, permitirle que se reincorpore a su ritmo, sin mayores presiones.

Nunca debes hacer esto, ante un duelo

Ahora bien, así como existen buenas sugerencias a considerar para acompañar ante el duelo que experimente un empleado de tu organización(a veces nos toca también), existen ciertos aspectos o acciones, que se recomiendan reservarse.

Por ejemplo, las clásicas expresiones de “sé lo que sientes”, “debes ser fuerte”, “ya debes superarlo”, “la vida continúa” deben ser excluidas del vocabulario. Pues además de ser errónea muestra poca empatía, pues recuerda: cada persona vive el duelo a su manera.