Lo que nos espera en este 2021 según la ciencia

Aunque es bien sabido que el 2020 fue un año lleno de ciencia, el 2021 no se ha quedado atrás gracias a todos los avances científicos que se han producido. No solamente estamos familiarizados con siglas relacionadas con el mundo de los virus, sino que también con acontecimientos astronómicos y de otras temáticas igual de interesantes.

Entre los últimos avances en ciencia tenemos un largo listado, aunque en este momento solo expondremos  la punta del iceberg de algunos de los más destacados que están pasando y están por ocurrir en los meses venideros. Comencemos.

DART

En la ciencia ficción hemos aprendido a tenerle miedo a los asteroides y, a pesar de que este peligro es un poco distante, existe la posibilidad de que un asteroide impacte contra la Tierra en algún momento. Durante el próximo siglo no se espera algún choque, pero para estar preparados, la NASA ha puesto a prueba el proyecto DART.

Este se basa en desviar un asteroide que orbita alrededor de otro asteroide conocido como Didymos. La nave DART va a desplazarse a 6,5 metros por segundo, es decir, a casi 23 kilómetros por hora.

Quizás esta velocidad no sea tan sorprendente, pero va a ser más que suficiente para desplazar este asteroide una manera apreciable para los telescopios, siendo capaz así de detectar su desviación. Lo estipulado es que el DART sea desplegado a finales del mes de julio en compañía de un cohete propiedad de la reconocida Spacex.

Inteligencia artificial y la Ley de Huang

Por un tiempo la inteligencia artificial se mantuvo “detenida” y la mayoría de los avances que se presentaban tendían a fallar o se estancaron con los años. Sin embargo, recientemente este sueño despertó y su progreso se vio considerablemente acelerado a tal punto de que se ha integrado en cada rama de la tecnología.

Este crecimiento ha llegado al punto de convertirse en exponencial, aunque algunos meses faltan para lograr confirmar esto como una clara tendencia, así se explica la Ley de Huang.

Recientemente la inteligencia artificial no solamente ha mejorado increíblemente, sino ubicuas. Sugerencias propuestas en plataformas como Amazon están basadas en ellas, así como ocurre con los filtros de Instagram y esto es producto, en parte, a que la tecnología ya ha llegado a abaratarse y es mucho más sencilla de entrenar.

Es más que probable que, si el 2021 conserva el ritmo del 2020, próximamente se registre un punto de inflexión de esta rama que ya ha se encuentra revolucionando todas las áreas del saber, sobre todo si tomamos en consideración la innumerable cantidad de proyectos venideros que presentan a esta tecnología como su base fundamental.

James Webb

Para aquellos fanáticos de la astronomía este es uno de los acontecimientos más esperados. El 2021 será el momento en que este telescopio espacial, conocido como James Webb, se pondrá en órbita para sustituir al famoso Hubble y al Spitzer.

El hecho de ubicarlo al exterior de nuestra atmósfera es para evitar las distorsiones que la misma produce. Esto en compañía de la tecnología más actualizada con la que se ha diseñado, van a permitir que podamos observar mucho más lejos lo profundo que es el espacio. Además de ofrecernos la oportunidad de fotografiar tomas directas de planetas más alejados que los de nuestro sistema solar y estudiar la formación de las estrellas desde otros ángulos.

El espejo de 6 metros y medio que posee es una obra de precisión perfecta que ocupa el triple del espacio si se compara con el Hubble. Sin embargo, el motivo principal de expectación por parte de los aficionados del cosmos es el hecho de que su lanzamiento ya ha presentado múltiples retrasos. Se tiene esperado que finalmente se coloque en órbita el 31 de octubre del presente año.

 Resulta un poco complicado lograr predecir cuáles serán los avances que formarán parte del 2021 en específico. Quizás observemos grandes avances en la computación cuántica o el reactor de fusión nuclear chino presenta avances en cuanto a la fusión nuclear de alta potencia. También tenemos las misiones a Marte, optimizaciones entre la comunicación del cerebro y las máquinas, resistencias biológicas artificiales ante los virus…

Todos estos son tan solo algunos de los avances que están en camino, pero solamente el 2021 será quien dicte cuáles formarán parte de su registro.