Si tienes una empresa, estos pasos debes seguir para la toma de decisiones acertada

Día a día, todas y cada una de las personas que formamos parte de este mundo, nos enfrentamos a diversas disyuntivas, unas más difíciles que otras, pero que de manera similar necesitan de nuestra intervención para ser solucionadas.

Si esto ocurre a nivel personal, a nivel empresarial no puede ocurrir de manera distinta. Y es que administrar de manera asertiva y concienzuda una empresa no es tarea fácil, y una de las principales situaciones a las que se debe hacer frente en ellas es precisamente a la toma de decisiones.

Entonces, ¿Qué implica la toma de decisiones a nivel empresarial? Pues, sencillamente se refiere a darle solución a un problema que se presenta y que afecta el funcionamiento de la empresa. Dicho problema, surge cuando existe una marcada diferencia entre lo que se presenta en la realidad y lo que se desea lograr o convertir.

En este sentido, para que la toma de decisiones a nivel empresarial se ejecute de manera positiva y satisfactoria, debería considerar una serie de pasos que le aseguren dicho éxito.

Identificación del problema

Como ya se mencionó anteriormente, la toma de decisiones surge a partir de la preexistencia de una situación problemática. Pues bien, en este primer paso se trata de plantear de manera tangible cual es el problema en cuestión. Para ello se debe escuchar a todas las partes involucradas pues en ocasiones, existen distintas versiones de la misma situación.

Pero además se debe estar bien en claro cuál es el problema real, pues en ocasiones lo que creemos es el problema, no es más que un síntoma del mismo, o una consecuencia de un problema mayor que aún no se ha logrado precisar.

Identificación de los criterios para la toma de decisiones.

Bien, ya se tiene en claro cuál es el problema que amenaza a la empresa. Entonces el siguiente paso es definir la manera en la cual se tomarán las decisiones. Pues en el caso de las tomas de decisiones empresariales, pueden existir diversos criterios para ello, por ejemplo si se trata de un problema de rendimiento laboral, puede existir un grupo de personas que consideren que se debe atacar desde la perspectiva motivacional en tanto que para otros se trata más de un problema de errado proceso de selección de personal. Entonces pues, queda unificar los criterios que definirán la toma de decisiones.

Asignación de ponderaciones a los criterios

Puede ocurrir también, que se desee atacar el problema desde múltiples vertientes, esto es válido. Sin embargo, no se pueden ejecutar múltiples y desorganizadas acciones al mismo tiempo. Por ello, es recomendable priorizar.

En conjunto, el personal y el grupo encargado de la toma de decisiones debe asignar una puntuación a los criterios seleccionados en el paso anterior y el que mayor puntuación tenga, será el que determine el eje de acción a seguir.

 Desarrollo de alternativas

En esta fase, se discutirán las posibles soluciones, es decir serán enunciadas según las opiniones de los agentes involucrados.

Análisis de las alternativas

Según los criterios ya establecidos en pasos anteriores, el proceso de análisis de alternativas, debería ser más sencillo y rápido. Puesto que ya se tiene en claro desde cual aspecto se debe atacar al problema en principio.

Selección de una alternativa

Ya valoradas todas las alternativas propuestas, en este momento se procede a decidir cuál será el curso de acción a seguir.

Implementación de la alternativa

Comprende la puesta en práctica de la alternativa ya seleccionada para dar respuesta al problema planteado.

Evaluación de la efectividad

En realidad, la evaluación debería ir de la mano con cada paso en la toma de decisiones. Sin embargo, al final debe verificarse si lo realizado logró dar respuesta al problema planteado en el inicio.

Toma en cuenta esto y conseguirás una selección de personal idónea para tu empresa

Cuando se maneja una empresa, independientemente del tamaño de la misma, se debe tener en cuenta que su corazón o el elemento más importante dentro de la misma, son sus trabajadores.

No es el capital financiero, ni los bienes materiales, ni siquiera el producto que se distribuye o fábrica, no. Es el capital humano o llamado también capital social, el motor que impulsa el crecimiento, expansión y éxito de una empresa.

En este sentido, se hace necesario considerar algunos aspectos al momento de decidir a cual persona incorporar a la plantilla de trabajadores y a cual no. No es tarea sencilla lógicamente, pero si se toman en cuenta algunas sugerencias, es posible conseguir que la vacante en cuestión, sea llenada por un candidato idóneo, con sobradas cualidades.

Veamos pues, cuáles son esos criterios a considerar según la perspectiva de desarrollo neurogerencial.

Análisis del puesto

Lógicamente, es el primer paso a considerar. Se trata aquí pues, de definir cuál es el puesto o vacante que se desea cubrir, en relación a las necesidades de la empresa en este sentido. Esta etapa es de suma importancia, para evitar posteriormente conflictos de intereses o duplicidad de empleados en segmentos en los cuales realmente no eran necesarios.

Sin embargo, esto no debería ser tarea complicidad dado que debería ser preestablecido por la estructura organizativa del área de recursos humanos de la empresa.

Descripción del puesto

Aquí se trata, de determinar las acciones que se esperan sean realizadas por el personal seleccionado para el puesto en cuestión. Es decir, aquí se describirán las tareas y responsabilidades del candidato seleccionado. Este aspecto, es sumamente importante, para evitar que dentro de la empresa, varias personas con cargos diferentes (en nomenclatura) realicen las mismas funciones.

Descripción del candidato

Ya especificado el cargo, y las funciones inherentes al mismo, es el momento de determinar o precisar que es lo que se busca en relación a las aptitudes, capacidades y otros requisitos de los candidatos en cuestión.

Ahora bien, estos son los pasos previos, si les quiere definir así. Esta es la manera en la cual se filtraran las múltiples ofertas de trabajadores que quieran ingresar a la empresa, a solo un reducido o selecto número de personas, que no sólo sean capaces de adaptarse al puesto y funciones enumerados, sino que también cumplan con los requisitos planteados.

Pero posterior a todo esto, en los progresivos procesos de entrevistas, se deben considerar otros aspectos, si se quiere lograr un resultado idóneo y positivo para la empresa, como por ejemplo considerar:

Historia profesional y académica

Se debe contar con un sustento que justifique la posibilidad de optar al cargo. Depende de la empresa, decidir a qué aspecto le da más peso, si a la experiencia profesional o a los estudios conseguidos.

Aptitudes profesionales

Para tratar de comprender mejor, si la persona entrevistada es la adecuada al cargo, hazle preguntas relacionadas con las aptitudes exigidas. Plantéale situaciones problemas en las cuales deben actuar, y espera su respuesta a las mismas. El trabajo en equipo, comunicación, respeto, orden, puntualidad y disciplina, deben ser siempre muy bien puntadas.

 Vida personal

Obviamente, no queremos ser el consejero personal ni confidente de un candidato a ingresar a la empresa, pero en ocasiones resulta muy aconsejable preguntarles respecto a su vida personal, ya que esto arroja luces respecto a su forma de ser.

Comunicación verbal y no verbal

Es necesario evaluar, no sólo lo que dice el entrevistado, sino como lo dice. Y es que en muchas ocasiones, las cosas más importantes no se dicen con palabras. Aprender a leer gestos, miradas, movimientos de manos, es casi un arte pero que en el proceso de selección de personal es muy útil y casi una herramienta imprescindible de todo entrevistador.

Amaestramiento de llaves: ¿Qué es y en qué campos se recomienda su uso?

El amaestramiento de llaves es una práctica en la que algunas empresas fabricantes de cerraduras les dan la posibilidad a sus clientes de obtener una llave maestra. Es decir: una llave que puede abrir más de una puerta, más de un candado; más de una cerradura. A pesar de su aparente sencillez y de su marcada utilidad, las llaves maestras suelen tener un costo elevado e incluso pueden llegar a ser inaccesibles para las empresas con grandes presupuestos.

Pero no todo está perdido. Algunos cerrajeros son verdaderos técnicos profesionales del amaestramiento de llaves, lo que significa que cuentan con una preparación teórica y práctica para el desarrollo de llaves maestras.

Llaves maestras: ¿Cuál es el funcionamiento?

El funcionamiento de las llaves maestras difiere mucho del concepto que podamos tener de estas. A pesar de que abren más de una cerradura diferente, no abren todas las puertas que hay en su ciudad, como se ha querido hacer creer a través de la cultura popular.

Lo que hacen las empresas desarrolladoras de estas llaves y los cerrajeros expertos en el amaestramiento de llaves es personalizar una llave para que pueda abrir una determinada cantidad de cerraduras distintas, por lo que ya debes ir encontrando algunas de las principales utilidades. De hecho, al método utilizado para convertir a una llave ordinaria (que abre una sola cerradura) en una llave maestra se le conoce como amaestramiento.

Llaves maestras: Sus principales utilidades

Gracias al avance de las tecnologías en la cerrajería ya existen llaves maestras que se basan en cerraduras eléctricas, por lo que es posible tener llaves maestras para cualquier tipo de cerradura, sin importar su año de fabricación.

En tal sentido, los principales demandantes de estos servicios son los directivos de empresas. Sobre todo los que cuentan con sedes empresariales grandes, con suficientes departamentos como para necesitar más de 50 llaves en un manojo. La solución más efectiva en este caso es desarrollar una llave maestra que les permita el acceso a los empleados a las oficinas o departamentos que necesiten, a los de seguridad, y así a todos. Con la diferencia de que no necesitarán una llave por cada cerradura, sino que podrán utilizar una única llave maestra para abrirlas todas.

Los edificios gubernamentales, algunas instituciones como museos, y hasta salas de cine utilizan o requieren de la utilización de estas llaves maestras. La diferencia de precios entre una llave maestra producida por una empresa fabricante de cerraduras y una llave amaestrada producida por una compañía de cerrajeros ha hecho abundar la demanda de los técnicos profesionales del amaestramiento de llaves.

Cuando la PNL se convierte en el salvavidas de tu negocio

Probablemente cuando tu negocio empieza a naufragar, comienzas a buscar las causas y los posibles culpables, de ello, obviamente, es culpa de los trabajadores, últimamente les has llamado la atención por su desgano, trato a los clientes, rendimiento y algunas quejas más, ¿verdad? Seguro, que piensas que ya diste con la causa, asi que crees que lo más conveniente es renovar al personal.

Sin embargo espera un poco, ¿Es de ellos toda la culpa? se supone que como gerente del negocio, el líder a quien ellos siguen. Entonces, si ellos están fallando la culpa es tuya también. Pero tranquilo, existe una solución. Para ello, deberás aprovechar las ventajas que ofrece la PNL.

La Programación Neuro-Lingüística, implica el aprovechamiento de la forma en la cual el cerebro procesa la información que recibe del exterior, esto quiere decir, que con un buen entrenamiento, nuestro cerebro comenzará a actuar de manera distinta, pero también significa que los aplicadores deben poner en práctica algunas recomendaciones, para ayudar al cerebro en este proceso.

Estimular la comunicación asertiva en el ambiente de trabajo

No se trata solo con el saludo de entrada y la despedida a la saluda, se recomienda una constante interacción con todo el personal, para conocer sus demandas, criticas y sugerencias. Esto promueve la confianza entre el personal y la mayoría de los conflictos se solucionarían incluso antes de aparecer.

Evitar resaltar los errores o fallas

Por lo general, en el ambiente laboral se tiende más a resaltar lo negativo o los fracasos, que a reconocer los logros por pequeños que sean. Esto debe cambiarse definitivamente. Es necesario detectar las debilidades de cada persona, y trabajar en base a ello. Además, la forma de expresarlo debe transformarse también, no es igual decir “estás haciendo eso de forma equivocada”, a decir, “está bien y si consideraras… podría resultar mejor”.

Valora el esfuerzo

Por muy pequeño que parezca el logro obtenido, es necesario reconocerlo para estimular la pro actividad del personal a tu cargo.

Como puedes ver, con solo cambiar la forma en la que te expresas, el cerebro modifica la percepción de la información, no la detecta como amenaza y responde de mejor manera. Con lo cual, la conducta mejora. He aquí la clave de todo.

Utilidad de la Neurociencia en la gestión empresarial

Tener un negocio propio, constituye el ideal de la gran mayoría de las personas, ser dueño de un patrimonio heredable, no tener jefes y dedicarse a lo que se desea. Pero, en la realidad sucede que esto no es del todo utópico, puesto que son muchos los aspectos a considerar para desarrollar un buen emprendimiento.

El área contable, de ventas, de relaciones públicas, de tributos, de responsabilidad social, y por supuesto el manejo de trabajadores. Y es allí donde muchas personas reconocen poseer grandes fallas. Empezando porque desconocen la manera adecuada de llevar la gestión empresarial.

Una alternativa, altamente recomendable es aprovechar los aportes que la neurociencia brinda en este campo. Es decir, los conocimientos relativos al funcionamiento del cerebro en relación a los pensamientos, emociones y conductas. Pero además, la incidencia del cerebro como motor en el proceso de aprendizaje, formación y capacitación.

Es por ello, que para quienes desean ser más que unos simples gestores empresariales y convertirse en líderes exitosos. Hay algunos aspectos que deben considerar, extraídos de las neurociencias, para aprovechar las fortalezas del equipo de trabajo, y superar las debilidades, o por lo menos minimizarlas.

El lenguaje y palabras claves

Procura hablar con tus trabajadores de tu a tu, como un equipo de trabajo, e intégrate a ellos con el fabuloso “nosotros”, es vez del ustedes, que parece delegar cargas y culpas al resto. La idea es que se sientan identificados con tu empresa, como si fueran parte de una gran familia. Además, borra de tu vocabulario el término “mano de obra” o “trabajadores”, a partir de ahora, es tu capital social o humano, el más importante que posees. Y son tu equipo de trabajo. Por aquí empieza la diferencia.

Utiliza la comunicación verbal y la gestual

Procura escuchar e interactuar con tu equipo, escucha sus quejas y sugerencias de manera asertiva, no reprimas, excluyas ni reprendas comentarios. Pero además, interésate en cada uno de ellos, y escúchalos atentamente, sin interrumpirles ni mirar el reloj  y más importante aún, mantén contacto visual con ellos.

Es necesario, que los integrantes de tu equipo de trabajo se sientan a gusto en sus puestos, se identifiquen con la empresa y se sientan escuchados, ya que de esta manera, rendirán aun más en su trabajo.

Incrementa tus ventas usando la cabeza, la tuya y las de los clientes

Muchas personas consideran erróneamente, que un vendedor exitoso es aquel que es capaz de actuar de forma audaz ante la primera oportunidad que se le presente. E incluso, ante los ojos de muchos, un vendedor sea una persona que sin darle chance al posible comprador, le muestra las ventajas del producto y lo bombardea de información.

Sin embargo, no es del todo cierto, pues aun cuando el incremento de ventas, depende de muchos factores, entre los cuales se incluye la actitud y disposición del vendedor, el conocimiento del producto y por supuesto la apariencia y motivación para abordar al cliente, lo cierto es que hay un aspecto con igual de importancia, que no se debe dejar de lado.

Se trata entonces, de meterse en la cabeza del cliente, intentar pensar como él, tratar de interpretar sus necesidades y entonces ofrecerles alternativas de solución en base al producto ofrecido.

Para ello, la neurociencia ha otorgado innumerables aportes al mundo de los negocios, pues nos ofrece herramientas destinadas a comprender el funcionamiento del cerebro humano, en lo que respeta a pensamiento, sentimiento y acción. Y es que esta disciplina, nos ofrece algunos tips para incrementar las ventas, como lo son:

Responder a una necesidad que el cliente no ve

Esta es la primera estrategia a considerar, y es que aunque resulte a simple vista un poco ilógico, si se analiza bien, encontrara mucho sentido. ¿Quién dice que un seguro de vida se compra por que se cree que se va a necesitar posterior a su muerte? No, se compra, por el temor a dejar desamparados a nuestra familia ante cualquier eventualidad.

De igual manera, un jabón se vende mejor si se demuestra que ataca mayor cantidad de gérmenes y bacterias, que si se dice que tiene buen aroma, basta con modificar la forma de plantear las necesidades que el producto dice satisfacer.

Vendedor casual

Aplica sobre todo para aquellos independientes que trabajan por cuenta propia. La estrategia es vender el producto “no vendiéndolo”, es decir, hacerle publicidad de forma “espontanea y casual” como un tema de conversación más. Te aseguro, que asi serán más los interesados que si te saben vendedor del mismo. Y es que nuestro cerebro, nos lleva a la lógica conclusión que “todo vendedor hablará maravillas de su producto aunque no sea real lo que dice”.