Amaestramiento de llaves: ¿Qué es y en qué campos se recomienda su uso?

El amaestramiento de llaves es una práctica en la que algunas empresas fabricantes de cerraduras les dan la posibilidad a sus clientes de obtener una llave maestra. Es decir: una llave que puede abrir más de una puerta, más de un candado; más de una cerradura. A pesar de su aparente sencillez y de su marcada utilidad, las llaves maestras suelen tener un costo elevado e incluso pueden llegar a ser inaccesibles para las empresas con grandes presupuestos.

Pero no todo está perdido. Algunos cerrajeros son verdaderos técnicos profesionales del amaestramiento de llaves, lo que significa que cuentan con una preparación teórica y práctica para el desarrollo de llaves maestras.

Llaves maestras: ¿Cuál es el funcionamiento?

El funcionamiento de las llaves maestras difiere mucho del concepto que podamos tener de estas. A pesar de que abren más de una cerradura diferente, no abren todas las puertas que hay en su ciudad, como se ha querido hacer creer a través de la cultura popular.

Lo que hacen las empresas desarrolladoras de estas llaves y los cerrajeros expertos en el amaestramiento de llaves es personalizar una llave para que pueda abrir una determinada cantidad de cerraduras distintas, por lo que ya debes ir encontrando algunas de las principales utilidades. De hecho, al método utilizado para convertir a una llave ordinaria (que abre una sola cerradura) en una llave maestra se le conoce como amaestramiento.

Llaves maestras: Sus principales utilidades

Gracias al avance de las tecnologías en la cerrajería ya existen llaves maestras que se basan en cerraduras eléctricas, por lo que es posible tener llaves maestras para cualquier tipo de cerradura, sin importar su año de fabricación.

En tal sentido, los principales demandantes de estos servicios son los directivos de empresas. Sobre todo los que cuentan con sedes empresariales grandes, con suficientes departamentos como para necesitar más de 50 llaves en un manojo. La solución más efectiva en este caso es desarrollar una llave maestra que les permita el acceso a los empleados a las oficinas o departamentos que necesiten, a los de seguridad, y así a todos. Con la diferencia de que no necesitarán una llave por cada cerradura, sino que podrán utilizar una única llave maestra para abrirlas todas.

Los edificios gubernamentales, algunas instituciones como museos, y hasta salas de cine utilizan o requieren de la utilización de estas llaves maestras. La diferencia de precios entre una llave maestra producida por una empresa fabricante de cerraduras y una llave amaestrada producida por una compañía de cerrajeros ha hecho abundar la demanda de los técnicos profesionales del amaestramiento de llaves.